Archive | junio, 2013

Microcuentos

17 Jun

El anillo
El anillo estaba ahí, de nuevo. Apartado de las otras alhajas, como bicho raro.
Lo había devuelto, estaba segura. Lo devolvió y dijo “me voy”. Después viajó por medio continente y cruzó un océano. Pero el anillo estaba ahí, como si nada.
Era inconfundible, una banda dorada hacía el cuerpo principal, pero el rubí robaba toda la atención. Por dentro, el grabado de un escudo de armas lo hacía inconfundible: él la había encontrado.

El pedestal
Y así como así, destruyó el pedestal que lo sostenía y arrojó los pedazos por el acantilado. Jamás volvería a construir uno. Ahora sí, se tratarían como iguales.

Por Manemaze

Despedida a una papaya

16 Jun

Querida hija,

siempre supe que tu destino sería diferente al de tus hermanas, mientras ellas jugaban como todas las otras papayas de su edad, tú te la pasabas soñando con lugares lejanos.
Una a una, tus hermanas se convirtieron en papayas ejemplares: a la mayor, la llamaron para un cocktail y conoció a frutas importantes; otra se convirtió en jugo mañanero en un establecimiento reconocido; y la pequeña tuvo un destino simple, pero digno: acompaña el desayuno de una familia con miel y granola.
Pero tú siempre estabas fuera de sus juegos, como ahora. No me lo has dicho, pero lo sé: te irás pronto a probar fortuna en la farándula; no me preocupa eres la más hermosa, sé que pronto te veré en algún programa de cocina, al lado de un chef famoso.

Te quiere,

 

Tu Madre.

Bitácora de un asesinato (fragmento)

15 Jun

7 de octubre
Hoy llamaron de la comisaría, sus agentes no han podido resolver la desaparición de cuatro mujeres, me dieron el caso. Hay posibles sospechosos en los casos particulares; sin embargo, el modus operandi es similar en los cuatro casos, los agentes empiezan a pensar que se trata de un mismo individuo, no han aparecido las mujeres. He revisado la evidencia, todas son muy hermosas, de tipo físico similar y pero de distintos rincones de esta ciudad. Hay algunos testigos, ya están citados a declarar.

9 de octubre
Los testigos describen a un hombre maduro, coinciden en eso y en que nunca antes lo habían visto, es obvio en una ciudad tan grande; el resto de las descripciones es vaga e imprecisa, cambia de una persona a otra. Encontraron un cuerpo, esperaré el reporte del forense.
Robert, un buen amigo, ha vuelto a la ciudad, se convirtió en pintor, es magnífico, aunque no logra vender sus obras. Lo visitaré en la semana.

10 de octubre
El reporte del forense es brutal, tiene restos de solventes y algunos trozos de carne quemada. La mujer fue identificada, salió un reporte en medios con una fotografía reciente de la joven antes de su desaparición. Otros diarios dejaron de publicar fotografías de las mujeres desaparecidas, los familiares perdieron la esperanza de encontrarlas con vida.

What’s a Chronotope?

14 Jun

The relation between time and space, expressed aesthetically in a novel is called chronotope. (Revista Chilena de Literatura, 2008).

This means that a chronotope is not a merely informative figure telling us both where we are and what age or era we are, but also is doing that in an artistic way.

This concept comes from the Relativity Theory of Einstein, but was introduced by Mijail Bajtin to literature and text analysis. (Revista Chilena de Literatura, 2008)

The chronotope means that time and space are linked forever, in narrative this means that, if we drastically change one of them, like King Arthur’s tale changes from Middle Age’s to nowadays, the story will have to change, it can’t be the same in such a different context.

By extension, changing the place will also change the story core. It will also allow time games. (Revista Chilena de Literatura, 2008)

An example

At Anna Gavalda’s novel, I wish someone were waiting for me somewhere, we know we’re in modern France, thanks to the car models described, the language, and more aesthetically when the man who’s writing a chronic about how he was responsible for an awful car accident at the highway.

He is in his present, he knows he did it and writes a report about what happened and how, he hopes he understands something by reading it, yet he doubts.

In his report, we realised that he was imprudent but not malicious, and that he did cause the accident. The narrative of this report is more a memory than a flashback, because the character y telling us what happened, instead of living it all again. (Gavalda, 2008).

Keep in mind that Gavalda’s novel is written as a series of short stories, and each one has their own chronotopes to share.

Sources
Revista Chilena de Literatura. (2008, November). El cronotopo de la exclusión en tres novelas de la generación del 38. Revista Chilena de Literatura, 73, 163-188. Retrieved from http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0718-22952008000200007&script=sci_arttext

Gavalda, Anna. (2008). I Wish Someone Were Waiting for me Somewhere. Amazon.

[Analysis] The Rape of Africa, by David Lachapelle

13 Jun The Rape of Africa

A brief analysis of “The Rape of Africa” by David Lachapelle

This image breaks the narrative we normally have about Africa and consumerism, because Africa is represented by a beautiful, strong woman who just raped the Western civilization, despite of what the consumerism is doing to her and the territory that she represents.
This photo is constructed by a simulacrum, based on Sandro Boticelli’s “Venus and Marte”. We know the man represents the Western civilization because beside him there are lots of gold and weapons, even a broken skull. The fabric that covers his body looks soft and shiny, like silk, and is light blue, as the lamp over his head.

The two kids that are immediately by his sides, both carry symbols of the Western, and more accurately United States symbols, like guns, a crown representing power and a football helmet. The boy who is in between the man and Africa wears a helmet that represents colonialism, as he holds, and plays?, with a missile.
On the other hand, Africa wears a long, light-purple dress, is seated on a blood-like red fabric and wears several gold accessories, like a necklace and a bracelet, representing the richness that belongs to her, and everything that is left on her. She is accompanied by a sheep and a hen, representing the main economical activity at Africa. Behind her, there is an off light bulb, and over her head a neon pink lamp.

Código de película

12 Jun

Muchas veces, después de ver una película, nos recuerda a alguna otra cinta o nos parece que ya la habíamos visto, esto se debe a la forma fílmica.

La forma fílmica es un código gracias al cual entendemos qué pasa en una película, lo aprendemos mientras vemos películas. (Zepeda, 2004). Sánchez cita a Bordwell (2006) y nos plantea que la forma fílmica es la parte estética del cine, y éste se hace de principalmente de imágenes. (Sánchez, 2006).

Es importante distinguir entre “forma fílmica” y “forma narrativa”. La primera se refiere a cómo está elaborada una historia, el tipo de tomas y movimientos de cámara que maneja, la función y significado de cada una de ellas; la forma narrativa es la manera en que está contada la historia. (Ramírez; Muñoz, 2007).

Dentro del código que maneja la forma fílmica podemos comprender e interpretar una película, los conceptos son diferentes: comprender se refiere a entender las relaciones entre signos que están ahí; por su parte, la interpretación es encontrar el significado oculto dentro del significado aparente, es decir, interpretar es ir más allá de la comprensión. (Zepeda cita a Ricoeur, 2004).

Para poder hacer una interpretación del filme son necesarios ciertos “esquemas conceptuales” que dependen de cada espectador, entre ellos están: las teorías, donde se toman los momentos más importantes de la cinta, se organizan usando patrones conocidos y se obtiene una interpretación.

Otro esquema se basa en las convenciones sociales, porque los símbolos, son construcciones sociales arbitrarias, por lo que les daremos el significado que conocemos y que en otra cultura no sería interpretado de la misma forma. (Zepeda cita a Bordwell, 2004).

Cabe mencionar que la forma fílmica también puede verse alterada, es algo que sucede a menudo en películas actuales, por ejemplo Reconstruction del danés Christoffer Boe, quien únicamente le da al espectador la forma narrativa, los hechos como tal, y es trabajo de los espectadores el darle una forma fílmica y una interpretación, la cual variará de persona en persona dependiendo de su contexto cultural, incluso cuando vuelve a verse.

Es importante conocer a fondo a forma fílmica, así como la semiótica de las tomas y los movimientos de cámara, tanto para aprender a usarla efectivamente como para saber romperla cuando es necesario y dar así el efecto que deseamos en el espectador, por ejemplo, recuerdo que la cinta Brazil de Terry Gilliam maneja tomas muy cerradas que dan la sensación de angustia y ése es el efecto que quiere provocar el director.

Una vez que conocemos este conocemos este concepto de forma fílmica nos damos cuenta de la importancia que tiene en el desarrollo audiovisual de una película, por lo que no debemos descuidarlo al momento de trabajar un discurso audiovisual.

Fuentes consultadas

  • Boe, Christoffer. Reconstruction. (2003). Dinamarca. 91 min.
  • Eisenstein, Sergei; Leyda, Jay. La forma del cine. (1986). Editorial Siglo XXI. Página 109.
  • García, Luis. Realidad. (1949). Editorial Renacimiento. Página 304.
  • Gilliam, Terry. Brazil. (1985). Reino Unido. 142 min.
  • Ramírez, Carlos; Muñoz, Rubén. Forma, estilo e ideología en diez películas colombianas. (2007). Universidad de Santo Tomás. Facultad de Filosofía. Página 8
  • Sánchez, Jordi. Narrativa audiovisual. (2006). Editorial Barcelona Paidós. Página 130.

Crónica

11 Jun

“¡Déjame en paz papá!” dice mi hijo, sale y azota la puerta, no sé cuándo regresará, respiro profundo varias veces, mi familia está deshecha, todo por esos bastardos que se lo llevaron.

Era viernes, sonó mi celular con una llamada de mi hijo, pensé que avisaría que se quedaba a dormir en casa de su amigo por haber tomado de más en la fiesta, en lugar de eso me contestó una voz desconocida, mi hijo no llegaría a casa, lo tenían secuestrado.

“Si quieres volver a verlo, tráeme 5 grandes” dijo el secuestrador y colgó, me asaltaron muchas dudas, pero la principal era si mi hijo aún estaba vivo.

La puerta se abre de golpe y me saca de mis pensamientos, es mi hijo: está pálido, con los ojos desorbitados y jadea, parece que vio al diablo, sube las escaleras y se encierra en su cuarto, él también tiene muy presente ese día; miro por la ventana y veo un carro con vidrios polarizados, creo que se lo llevaron en un coche así, cada que ve uno se esconde y no hay forma de sacarlo.

Ése no es el único daño psicológico que tiene mi hijo, también le hicieron creer que su madre y yo no lo queremos, que no quisimos pagar el rescate.Me sorprende que lo haya creído, ya no es un niño, pronto irá a la universidad, a veces me pregunto de qué maneras le dijeron eso, otras creo que es mejor no saber.

Recuerdo la ternura y el orgullo que me daba verlo cuando empezaba a caminar, si trataba de ayudarlo, él me decía que podía solo, ahora no lo reconozco.

Lo golpeaban. Querían saber quién más de la familia tiene dinero, negocios o propiedades, planeaban un segundo golpe. Mi hijo habló, les dio la información que necesitaban, incluso detalles; cuando mi hermano se enteró se puso furioso, dejó de hablarnos, se cambió de casa, traspasó los negocios, cambió teléfonos, carros, y no deja que sus hijos salgan por las noches, mi hijo le dijo: “si te tienen vigilado, igual te van a cargar”, sólo consiguió que se enojara más, lo que yo pienso es que no quería que se llevara a sus primos lejos.

A mí también me gustaría llevarme a mi familia lejos, a provincia, un lugar más tranquilo donde no nos hagan daño, aunque creo que ya no quedan lugares así en este país. De todas formas no podemos irnos, tengo deudas por todas partes y habría vendido hasta los huesos para conseguir el dinero, no sé de dónde sacaron que tenía “cinco grandes”, ya quisiera.

Hipotequé los negocios y terrenos que tenía, menos la casa, bonitos nos veríamos juntos y sin techo. Aún así no nos alcanzaba para pagar, juntamos un par de millones con dificultad, del dinero del trabajo de mi esposa y el mío tomábamos lo mínimo para vivir, lo demás lo juntábamos para el rescate.

Desde el principio me advirtieron no llamar a la policía o matarían a mi hijo, a mí me daba miedo llamar, porque qué tal si eran de la misma banda y nos jodían más.

Recuerdo una de las llamadas posteriores, insistían en los cinco grandes, yo les dije que les podía dar dos: “eso no es ni la mitad, así te regresamos menos de la mitad del chamaco”, no pude responder, el hombre sólo se rió y colgó, no supe de ellos hasta la semana siguiente, dijeron que mi hijo les estorbaba, que tenían nuevos “huéspedes” y que iban a aceptar cuatro grandes por él, “estamos de oferta jefe, pero sólo por dos semanas”.

Vendimos la camioneta de mi mujer y mi carro deportivo, nos quedamos un sedán para el transporte básico, también vendimos algunas alhajas y objetos que podían ser antigüedades, pero no juntamos gran cosa. Pasado el plazo volvieron a llamar, yo les exigí una prueba de que mi hijo estaba vivo, ¿de qué servía todo esto si ya lo habían matado?, me dijeron que no, que ellos eran “hombres de palabra” y no tenía por qué dudar.

Les dije que no completábamos los cuatro millones, “uy, uy, uy… a este paso el chamaco va a acabar pagando su rescate entrándole a trabajitos” “¡No! Por favor, denme más tiempo” “No sé si la nena vaya a aguantar”. Colgaron. Quería molerlos a golpes, pero lo más seguro es que me matarían tan pronto me vieran.

Casi un mes después aceptaron la cantidad que debía pagar, “tres grandes”, establecieron que sería mi esposa la que les entregaría el dinero y quien recibiría a nuestro hijo.

Hicimos todo lo que dijeron, vi a mi mujer alejarse con la maleta de dinero y regresar con mi muchacho, ella lloraba, él estaba furioso, gritaba, se alejaba cada vez más de ella. “Déjame, ni siquiera te portaste como madre, me abandonaste”  era el reclamo, me vio y gritó “¿Por qué no pagaste antes? ¿Querías que me mataran?”. Esos bastardos destruyeron mi familia.