Archivo | junio, 2016

The Musketeers

14 Jun

Me gustan mucho las historias de época, junto con las de fantasía y ciencia ficción; y aunque en posts anteriores critiqué la falta de historias originales en medios audiovisuales, hoy les hablo de la adaptación de BBC America: The Musketeers.

Esta serie es una adaptación libre del clásico “Los Tres Mosqueteros” que ha tenido muchas y diferentes adaptaciones a través de los años. Recuerdo, de pasada, la última película donde destrozan todo… o una serie de animación para televisión con perros (Dartacán y los Tres Mosqueperros).

¿Qué hay de nuevo con esta versión? Su diseño de producción es fantástico, aunque puede no ser preciso, después de todo, los palacios que usan para locaciones son reales y están en Praga, así que Versailles no es Versailles, aunque su doble no deja de ser hermoso.

Tal vez lo que más me hace ruido es el cambio de protagonista principal: en los libros la historia se centra en D’Artagnan y su relación con los soldados Athos, Aramis y Porthos, quienes tienen sus propias tramas, secundarias y ligadas a la de D’Artagnan.

En esta serie, el personaje principal es Athos, un poco por el heroísmo que caracteriza al personaje otro poco porque el actor que lo interpreta, Tom Burke, es muy reconocido en Reino Unido y su inclusión al proyecto asentó su producción y ayudó a completar el elenco. Obviamente, Tom Burke, pudo dar su opinión en cuánto a su personaje, por lo menos.

Y es que esta serie se centra en la historia de amor de Athos y Milady, en contraste con D’Artagnan y Constance, entre muchas aventuras, intrigas y demás.

The Musketeers ya estrenó su 3er y última temporada en Estados Unidos y Reino Unido; en las próximas semanas se presentará en Proyecto 40 (creo).

¿Han visto esta serie? ¿Les gusta? ¿Estoy exagerando?

Extrañar

14 Jun

Hoy es un día muy especial, es el cumpleaños de uno de mis primos: se llama Luis Manuel, cumple 17 años, está por entrar a su último año de preparatoria y estoy recordando el año 2011.

Era el joven más decidido que conozco: un verano, tendría 13 a lo mucho, estaba necio de que quería ir a Six Flags con todos los primos, mis tíos dijeron “pero no tenemos dinero” con tal de que buscara otra actividad veraniega.

Me preguntó qué podía hacer para conseguir dinero, le dije que lavara carros o vendiera chicles, más en broma que en serio. ¿Qué hizo? Organizó a todos los primos de su edad para preparar y vender crepas. (Deliciosas, por cierto). ¿Qué pasó? Que no solo fueron a Six Flags, les alcanzó para el dichoso “Flash Pass” y se ahorraron todas las filas.

Más o menos desde ésa edad se decidió a aprender a hacer él solo todas las labores del hogar, ¿por qué? Porque tendría que poder hacer todo eso cuando fuera a la universidad. Su familia se había mudado a Estados Unidos algunos años antes.

El 18 de enero de 2012, murió en un choque camino a la escuela, él iba manejando. Un señor que trabajaba en turno nocturno, cayendo de sueño y cansancio le pareció una buena idea manejar a su casa. Se quedó dormido, invadió el carril contrario en una curva de la carretera y chocó de frente con mi primo. El accidente sucedió a 10 minutos del lugar de trabajo del señor.

Luis Manuel cumpliría hoy 22 años y voy a recordarlo con la alegría que lo caracterizó durante su vida.

Pacific Rim

10 Jun

En los últimos años el cine se ha llenado de remakes, reboots, spin-offs, adaptaciones, nuevas versiones de cintas estrenadas hace décadas; encontrar una película en corrida comercial con un guión original es casi un hallazgo.

Por eso ver Pacific Rim hace unos años, que sí retoma temas de otros programas y películas como monstruos y robots gigantes, la propuesta era fresca, conocer a los personajes y el mundo desde cero es algo que cada vez hago menos.

Y sí, sí soy fan del género mecha de anime, también de Guillermo del Toro y de los actores protagónicos: Charlie Hunnam y Rinko Kikuchi, así que esta película tenía todo para gustarme, lo mejor que fue la historia superó todas mis expectativas.

¿En serio sería posible que el mundo entero dejara de lado sus diferencias y se unieran para defenderse? ¿Qué tan grande debía ser la amenaza para los pleitos no fueran entre humanos? ¿Cómo afecta la relación entre dos personas el hecho de que puedan compartir todo lo que hay en su cabeza?

No es una película perfecta, pero sí un ejemplo excelente de que se puede seguir innovando con los mismos ingredientes. Por cierto, el autor de la idea original, Travis Beacham, se convirtió en uno de mis narradores preferidos.

Y para todos los emocionados de que sus personajes favoritos regresan a la vida, una frase de @travisbeacham

There are no heroes in a world where heroes can’t die

Source: There are no heroes in a world where heroes can’t die

Orphan Black

10 Jun

Hoy quiero hablarles de una de mis series de Tv preferidas, es bastante popular aunque pocos la conocen aquí en México; la produce BBC America y tiene una propuesta innovadora para los que gustan de la ciencia ficción.

¿De qué trata? Si nunca la has visto, los primeros capítulos pierden el misterio; parte de su encanto es la sensación de no saber qué pasa, tener poca información y acompañar a la protagonista a descubrir qué hay a su alrededor.

Pero les dejo el teaser de la primer temporada para ver si se animan a verla, está disponible en Netflix.

Pero ¿por qué les quiero hablar de una serie de la que no les voy a decir nada? Orphan Black es una serie revolucionaria en muchos sentidos, empezando porque los personajes principales son mujeres: hay una chica punk, una mamá clase-mediera, una estudiante de ciencias que además es lesbiana, por mencionar algunas. La relación entre ellas va mucho más allá de juntar un grupo de estereotipos, entre ellas se transforman y nos dejan ver los matices que tienen, dentro de su propio “trope”.

¿Alguien ya la vio? Está por estrenarse en México su 4ta temporada; en otros paíss ya está en transmisiones.

Amigos de la universidad

7 Jun

Me gradué de la universidad hace 4 años y medio. El tiempo se me fue volando y la pista de la mayoría de mis amigos también. Aún tengo noticias de varios de ellos gracias a Facebook, principalmente, que llena mi timeline de anillos de compromiso, bodas y bebés.

Curiosamente con quienes más hablo y que más he visto, no eran mis amigos, al contrario, éramos más bien conocidos, que tomamos muchas clases juntos, compartimos intereses, uno que otro trabajo, pero nada más. Hoy son de mis principales aliados en lo laboral y lo fueron en negocios pasados.

Lo que me parece más curioso es que todos, amigos y conocidos, me hacen la misma pregunta cada que nos vemos (y yo se las hago a ellos, por supuesto): ¿Has visto a alguien de la universidad? Jum. No soy la única que se perdió de todos los demás en estos años.

Creo que se debe a la misma inercia de hacer tu propio camino. Conoces gente nueva, con la que convives a diario, se vuelven tus mejores amigos y poco a poco vas dejando atrás a tus compañeros de alma mater, hasta reducir los encuentros a grandes reuniones de ex-alumnos una vez cada… ¿año? (No sé, mis papás nunca iban a la suya).

Lo que me pregunto es ¿así es siempre o soy sólo yo?

Perrito bebé

7 Jun

Además de mi Gatita, tengo un perrito chihuahueño. Está loco. No se parece a mí porque es adoptado: mi primo lo compró cuando la raza estaba de moda y a los pocos meses se hartó de él. Empezaron a dejarlo en mi casa durante el día el hasta que un buen día el perrito, rebautizado por mi abuelo como “Cachito de Perro”, se negó a volver al departamento de mi primo.

Se puso en huelga de hambre y a aullar y ladrar reclamos de día y de noche. A los pocos días ya se le notaba la marimba de huesitos y se veía muy desmejorado. Acordamos que se quedaría en mi casa en lo que volvía a engordar y que poco a poco se lo llevarían. Eso fue hace cinco años.

Me da curiosidad pensar por qué insistió en quedarse aquí, no es sólo porque ve gente todo el día: varias veces a la semana se queda solo y nunca ha vuelto a tener el comportamiento “rebelde” de ésa ocasión.

La respuesta, por supuesto, la tuvo mi abuela. Cuando era niña, mi abuela me contaba que la casa había sido de una bruja que se sacaba los ojos para volar como bola de fuego por las noches y que había dejado un tesoro enterrado abajo de la sala. Siempre pensé que lo decía para que fuera a dormirme antes de las 9 y la dejara ver tu telenovela en paz, pero no es del todo cierto.

A “Cachito” le gusta dormir en la sala – porque a pesar de tener cara de cachorro, ya es perro grande y toma sus propias decisiones – y los suavecito de los sillones es nada más un plus. De eso me di cuenta una tarde, que lo estaba cuidando por una intoxicación con alimento húmedo. Había vomitado varias veces y me quedé a dormir en la sala para cuidarlo.

En la madrugada hacía mucho frío, raro porque era verano y había llovido poco, pero fue un feroz y a la vez débil gruñido el que me despertó. Cachito estaba echadito en un sillón, mirando a alguien de pie en medio de la sala. Pero no había nadie a quien el perrito le gruñera.

Voleteé a ver en automático y me quedé aún más helada: había una mujer en la sala con cara de pocos amigos, no muy alta y regordeta, cabello cano y descuidado, ropa hecha jirones, parecida a la que veía en las fotos de mis abuelos, de principios del siglo XX. La rodeaba un leve halo entre brillante y translúcido.

Cachito, ya envalentonado porque me vio despierta, empezó a ladrar, la mujer no se inmutó, pero empezó a moverse por la sala, como si buscara algo. ¿Vendría por el tesoro? ¿Se le olvidó si había dejado el caldero en el fuego? ¿Necesitaba una refacción para su escoba voladora?

Sin pensarlo abracé al perrito para que dejara de ladrar, el ruido ya estaba exasperando a la bruja, pero como todo el mundo, menospreció el tamaño y la ferocidad del animalito: no hay mejor guardián que un perro de bolsillo que se cree doberman.

La bruja se acercó a nosotros, Cachito saltó hacia ella y tuvo que retroceder, ya en el suelo, el perrito se mantuvo firme defendiendo su territorio, mientras la bruja, viendo frustrada su misión, se desvanecía en el aire.

Después del escándalo salió mi abuela a preguntar qué había pasado: solo le dije que Cachito había tenido una pesadilla y había despertado ladrando. Ésa noche, ya no pude dormir.

Egoísmo

5 Jun

En México nos ponemos al brinco por todo: que si los derechos humanos, que si los derechos de los perros, que mi derecho a circular todos los días, los derechos para mí y los de los demás no me importan.

Por más que nos creamos el Torito, la verdad es que somos un grupo de egoístas que coexistimos a base de violencia pasiva y constante: mientras a mí no me afecte, está bien; si a mí me conviene está bien.

De ahí que se puedan hacer tantas tranzas en tantos niveles de gobierno, en la situación que se te ocurra. De ahí que tengamos una Lady nueva cada tercer día, donde ya pasamos de la crítica social ala celebración de la prepotencia y la estupidez.

Seguro que esto sería diferente si volteamos a ver los niños, ellos traen otro chip, son tolerantes, ven lo mejor en cada uno de nosotros y nos devuelven la fe en la humanidad. ¿O no? ¿Qué pasaría si hiciéramos un experimento, donde ponemos a los niños a competir frente a las cámaras y comprobamos que el futuro de México está en buenas manos? ¿Qué pasa si volteamos a ver MasterChefMx Junior?

Lo ha mencionado ya Álvaro Cueva en su vlog Surtido Rico, de Milenio Tv, los niños son el reflejo de nosotros como sociedad: egoístas, elitistas, discriminan por orígenes indígenas y hacen todo, no por ganar, sino por hacer perder al otro.

El caso más sonado y popular es el de María, una niña de origen tepehua, tiene once años, habla una lengua indígena, hizo dos días al casting, vive en el desierto, es de bajos recursos, conoce poco de ingredientes y hay diversas proteínas que ella ni siquiera conoce. Sí, es la historia perfecta de Cenicienta, sólo que tiene que rescatarse a sí misma si quiere triunfar.

Del otro lado tenemos a muchos niños que tienen diferentes oportunidades, los que más destacan son Daniel y Alana, niños que lo han tenido todo, que no saben lo que es la humildad, que no soportan ver a sus compañeros triunfar en algún reto. Los hermanastros perfectos para Cenicienta María.

Y aunque cada niño tiene sus fans y no fans, creo que más que criticarlos, hay que hacer algo por que no existan más niños así, para que se preocupen por brillar, no por opacar al otro. En redes he visto que le tiran mucho a María por haber tomado clases de cocina antes de la competencia. Yo creo que todos los niños tomaron clases, y que eso sólo le sirvió a María para poder mantenerse en el nivel competitivo.

Al ser un Reality Show, hay un poco de realidad y mucho de show, por algo se hace casting, lo más importante no es precisamente el talento, sino la historia que cada participante puede contar. Creo que María no puede existir sin Alana y viceversa, pues el papel que realizan en el show es antagonista entre ellas.

¿Cómo creen que sea México en unos años, si así son los niños de nuestro país?

*Este post se terminó de escribir antes del final del capítulo de hoy. Si sale María, como parecen hacernos creer, solo hagan de cuenta que el final del post no existe.