Archivo | Textos Originales RSS feed for this section

Nanowrimo 2016 :(

4 Dic

Noviembre acabó hace unos días y yo debo admitirlo: no acabé mi novela de este año. 

Es una idea nueva, me gusta mucho, pero sí me da pena decirla en voz alta 😰 En mi cabeza suena genial, pero ya nombrarla es otra cosa. 

Y sí, una parte de esta situación  influyó en el resultado de este año, pero también fue por desidia mía. 

Nunca busqué un tiempo para dedicarle, dejé la planeación para el último segundo y aunque tenía un gran método de escritura para asegurar el triunfo, no me esforcé por seguirlo. 

¿Que cómo pienso ser escritora si no me tomo los proyectos en serio? ¡Hey! Auto-atormentarme no hará que la novela se escriba, al contrario. Tampoco terminé mi proyecto 

del nanowrimo del año pasado, (no es que esté orgullosa) y ¿qué creen? Lo escribí en abril de este año. Y sí, necesita reescritura y un editor, pero ¡está escrito! 

Tal vez necesito un mes diferente para escribir, en noviembre pasan muchas cosas: muchos cumpleaños, empezando con el mío; inicio de compras navideñas y de fin de año, más tráfico… 

Y en mi caso particular: esta vez tuve un ascenso laboral que implica mudarme de ciudad. Eso consumió casi todo mi tiempo en noviembre, pero la idea sigue con vida, la estructura en pie y la terminaré.

También estaré escribiendo mucho más en este blog, tengo diversas ideas pendientes por compartir.

¿De dónde vienen las ideas?

18 Ago

Creo que todos, en algún momento, nos hemos preguntado ¿de dónde viene tal o cuál idea o pensamiento?

Existen muchas disciplinas científicas, y no taaan científicas, que han tratado de dar respuesta a este enigma: desde la psiquiatría hasta el esoterismo.

Lo cierto es que no siempre tenemos muy claro cómo es que llegamos a una conclusión. A ésta conexión de ideas aparentemente sin sentido o relación entre sí lo llamamos creatividad.

Y es esta habilidad muy apreciada, y hasta deseada, en casi todos lados hoy en día. Aunque parezca que las Ciencias duras no la necesitan porque usan números en lugar de colores.

La semana pasada mi cerebro explotó con un par de ideas para una novela y un sitcom: las había trabajado antes, pero no me convencían del todo.

Ahora ya cambiaron, se juntaron con otras ideas, crecieron y son muy bonitas y ya se me queman las manos por empezar a escribirlas.

PEEERO: primero necesito acabar el libro que dejé a inicios del tercer acto, es de ciencia ficción y necesitaré algunos beta readers en las próximas semanas, aunque todavía no tengo un calendario.

Entonces, ¿a alguien le gusta la ciencia ficción?

Supersticiones, augurios y días no tan buenos

17 Ago

Hace un par de semanas soñé lo que en mi familia se considera un augurio de muerte.

No es que cada que alguien se muere, alguien tenga el sueño, aún hay noticias que nos toman por sorpresa; pero sí, cada que alguien tiene ése sueño, tenemos noticia de que alguien pasó a mejor vida.

El sueño en sí es una boda. Sí, una boda. Por ejemplo: una tía sueña que su esposo se casa con alguien más; una prima sueña que es su hermana quien se casa, etc.

El caso es que, ésta vez, yo soñé su yo misma me casaba, más a fuerzas que de ganas, pero el augurio ahí estaba.

La verdad me dio cosa contarle a alguien, ¿qué tal que alguien se moría en serio? Porque ésa es la otra parte del augurio: después de contarlo, ¡zas! Llega la noticia.

Así que pasé los siguientes tres días temiendo ser yo la que fuera a morir. Que volcara el camión de transporte público, que chocara el metro, que me atropellaran en la calle, una bala perdida o un asalto.

Puedo decir que el augurio se cumplió a medias, así como ocurrió a medias.

El lunes en la noche, justo antes de dormir, me dijo mi abuela:

¿Supiste lo que le pasó a la señora x? Está internada porque la encontraron a punto de colgarse.

Obviamente no dormí ésa noche. Pero el desvelo era el principio de una racha de días nada buenos.

Y es que el número 8 no es el que marca las mejores fechas de la familia: un día 8, 18 y 28 murieron diferentes familiares.

Y ¿adivinen qué?  Agosto es el octavo mes del año, así que no deberían sorprenderme tanto que me vaya mal últimamente… o tal vez sólo me he vuelto descuidada y todo me empieza a valer en gran medida…

Pero entre que son peras o son manzanas, ¡pasen amuletos de buena suerte!

Perrito bebé

7 Jun

Además de mi Gatita, tengo un perrito chihuahueño. Está loco. No se parece a mí porque es adoptado: mi primo lo compró cuando la raza estaba de moda y a los pocos meses se hartó de él. Empezaron a dejarlo en mi casa durante el día el hasta que un buen día el perrito, rebautizado por mi abuelo como “Cachito de Perro”, se negó a volver al departamento de mi primo.

Se puso en huelga de hambre y a aullar y ladrar reclamos de día y de noche. A los pocos días ya se le notaba la marimba de huesitos y se veía muy desmejorado. Acordamos que se quedaría en mi casa en lo que volvía a engordar y que poco a poco se lo llevarían. Eso fue hace cinco años.

Me da curiosidad pensar por qué insistió en quedarse aquí, no es sólo porque ve gente todo el día: varias veces a la semana se queda solo y nunca ha vuelto a tener el comportamiento “rebelde” de ésa ocasión.

La respuesta, por supuesto, la tuvo mi abuela. Cuando era niña, mi abuela me contaba que la casa había sido de una bruja que se sacaba los ojos para volar como bola de fuego por las noches y que había dejado un tesoro enterrado abajo de la sala. Siempre pensé que lo decía para que fuera a dormirme antes de las 9 y la dejara ver tu telenovela en paz, pero no es del todo cierto.

A “Cachito” le gusta dormir en la sala – porque a pesar de tener cara de cachorro, ya es perro grande y toma sus propias decisiones – y los suavecito de los sillones es nada más un plus. De eso me di cuenta una tarde, que lo estaba cuidando por una intoxicación con alimento húmedo. Había vomitado varias veces y me quedé a dormir en la sala para cuidarlo.

En la madrugada hacía mucho frío, raro porque era verano y había llovido poco, pero fue un feroz y a la vez débil gruñido el que me despertó. Cachito estaba echadito en un sillón, mirando a alguien de pie en medio de la sala. Pero no había nadie a quien el perrito le gruñera.

Voleteé a ver en automático y me quedé aún más helada: había una mujer en la sala con cara de pocos amigos, no muy alta y regordeta, cabello cano y descuidado, ropa hecha jirones, parecida a la que veía en las fotos de mis abuelos, de principios del siglo XX. La rodeaba un leve halo entre brillante y translúcido.

Cachito, ya envalentonado porque me vio despierta, empezó a ladrar, la mujer no se inmutó, pero empezó a moverse por la sala, como si buscara algo. ¿Vendría por el tesoro? ¿Se le olvidó si había dejado el caldero en el fuego? ¿Necesitaba una refacción para su escoba voladora?

Sin pensarlo abracé al perrito para que dejara de ladrar, el ruido ya estaba exasperando a la bruja, pero como todo el mundo, menospreció el tamaño y la ferocidad del animalito: no hay mejor guardián que un perro de bolsillo que se cree doberman.

La bruja se acercó a nosotros, Cachito saltó hacia ella y tuvo que retroceder, ya en el suelo, el perrito se mantuvo firme defendiendo su territorio, mientras la bruja, viendo frustrada su misión, se desvanecía en el aire.

Después del escándalo salió mi abuela a preguntar qué había pasado: solo le dije que Cachito había tenido una pesadilla y había despertado ladrando. Ésa noche, ya no pude dormir.

Gatito de las Estrellas

2 Jun

La idea de tener un gato es acompañarte de un ser que te hace reír con las ocurrencias típicas de su raza, pero al que no le entusiasma complacerte, pasar tiempo contigo o ser tu amigo, y aunque la mayoría tienen un carácter y temperamento distinto, éstos rasgos generales son compartidos.

Si eres fans de las teorías de conspiración, en especial las que respectan a extraterrestres, habrás escuchado la versión que circula sobre los gatos: que son cámaras biológicas creadas por la raza de los grises para vigilarnos y esclavizarnos. Y si nos volcamos a internet, resulta que los gatitos son excelentes en su trabajo.

Durante los últimos 15 años yo pensé que la Doña, mi gatita adoptada, era como todos los demás, hasta que hace varias semanas empezó a buscarme: todos los días y a todas horas la tenía maullando en mi ventana exigiendo mi presencia.

Al principio me gustó la novedad “¡Mi gatita me quiere!”, pero se volvía un poco engorroso estar todo el tiempo con ella, en especial porque sólo quería que me sentara a verla comer, jugar o darme cariñosos topecitos con su cabeza.

Siempre había algo en común: me hacía salir a la terracita de la casa y luego escapaba a la parte alta de la azotea, abandonándome a mi suerte en medio de la noche. Volvía a mi casa refunfuñando y a los pocos minutos: Doñita maullando en mi ventana.

Empezó a darme paranoia, ¿y si no estaba entendiendo bien lo que quería la Doña? Empecé a darle muchas vueltas y a preguntar a otros dueños de gatos, ninguno coincidía con nada, el veterinario decía que estaba en buena salud para su edad y yo seguía sin entender.

Hasta que se despejó mi mente: mi gatita había planeado mi abducción y los extraterrestres no alcanzaron a llegar, entonces Doñita me sacaba todas las noches esperando que ahora sí se aparecieran. ¡Qué terror!

Ésa misma noche, decidí seguir a la Doña a la parte alta de la azotea, hay una escalerilla lo bastante estable como para subir un par de meses al mes a revisar el tanque de gas, así que subí con la duda de qué esperar. ¿Un grupo de gatos callejeros? ¿Doñita a la luz de la luna? ¿El tinaco y el tanque de gas burlándose de mis nervios de las últimas semanas?

Pero no. Encontré a mi gatita sí, sentada y mirando en dirección a mí. Seria. A su lado, un “gato” de un metro y medio de largo, echado, con mirada débil y ojos tristes. Sus garras delanteras tenían dedos un poco más largos, aunque sin llegar a ser manos por completo.

Al verme, empezó a mover la cola, a pesar de la poca fuerza que tenía. Entonces entendí todo: Doñita solo quería ayudar a su amigo de las estrellas a recuperarse para seguir su camino. No sé cómo lo supe, pero la idea saltó a mi cabeza casi como si fuera un pensamiento propio.

Regresé a mi casa, tomé varias botellas de agua, latas de atún y el botiquín de emergencias humanas y felinas, eché todo a una mochila y volví a subir. Esta vez Doñita estaba más contenta y también quería comer.

En mi cabeza seguían brotando ideas de qué debía hacer primero, qué medicamentos podía aplicar al ser de las estrellas y qué heridas buscar, no me tomó mucho tiempo, pero me quedó claro que las ideas son un lenguaje universal, independiente del idioma.

El Gato Gigante se recuperó en un santiamén: pasó de estar casi muriendo a estar casi recuperado por completo en un par de horas. La duda que me quedaba era ¿y ahora qué? ¿Lo invito a quedarse? ¿Llamo a un ufólogo? ¿Pido un uber intergaláctico? ¿Sólo necesita una toalla?

Pero nada de eso fue necesario, pues mientras yo buscaba soluciones a mis propias dudas, una nave extraña salió de la nada para quedar encima de mi casa. El extraterrestre se subió dando un majestuoso salto y todo quedó como si nada hubiera pasado.

Doña Gatita sigue buscándome todos los días para que la vea comer y jugar, ya no quiere que salga con ella. Por el momento, ningún compatriota suyo se ha estrellado en nuestra casa.

¡Reto Blog 2016!

1 Jun

Empieza Junio y también el reto de subir un post al blog cada día. Soy del tipo de persona que pasa horas y horas haciendo planes detallados donde cada minuto es vital para que todo el plan funcione y las 24 horas del día rindan como si el tiempo pasara en cámara lenta.

Evidentemente, una vez que el plan está hecho, todo empieza a atrasarse, miles de actividades se empalman, intento hacer más de lo que se puede en un sólo día y termino por no acabar nada. Pero el esfuerzo y el trabajo dan un ritmo y un promedio de resultados medibles que ayudan a cambiar el paradigma de que “no hay tiempo para hacer todo eso”.

Recientemente he participado en algunos retos de escritura como #NaNoWriMo o #ZeroDraft30, el primero para escribir un libro en un mes (noviembre), el segundo para escribir un guion en un mes (abril).

¿Por qué un mes? Escribir algo tan extenso (o complejo) como una novela o un guion, es un reto titánico, muchos escritores tardan años en escribir una novela, ¿por qué habríamos de terminar nosotros, simples mortales, en un mes? Bueno, porque se trata de escribir un primer borrador y puedes dividir la tarea gigantesca en pequeños triunfos diarios.

Claro que no he logrado empezar, ni terminar, ninguno de estos retos en tiempo y forma porque *inserte su pretexto procrastinador de su preferencia*. Aún así, las enseñanzas han sido valiosas y los resultados son muy satisfactorios.

Mi idea de entrar al Reto Blog 2016 era, además de hacerme el hábito de hacer tiempo en mi agenda diaria para escribir, planear diferentes posts y dejarlos programados para su disfrute diario. Por supuesto que trabajo-cansancio-enfermedad-tráfico-et.al. se dispusieron a llenar mis días y no hice planeación, me inscribí de último minuto y este post ya va tarde.

La segunda mejor opción a los planes maestros es, como dice Naomi Dunford de Ittibiz, “encuentra algo útil que hacer y hazlo”. Es mejor que no hacer nada, y la responsabilidad ya la tengo.

Como dice la descripción del blog: aquí se escribe sobre historias, de cine, de novelas, de TV, de la vida diaria. Historias originales, reflexiones, análisis, ideas poco populares abiertas a conversar siempre con respeto.

¿Cuál es tu historia?

#NaNoWriMo 2015 (Prep)

9 Oct

Este año decidí entrar a #NaNoWriMo y tengo todo el miedo del mundo de no terminar, porque el año pasado sólo me registré y ni siquiera empecé (y el 90% de los que empiezan, no terminan).

Así que este año me estoy preparando para “no fallar”:

  • Preparo un outline
  • También un calendario para saber qué tengo que escribir cada día
  • Ya tengo mi hoja en excel para contar mis avances diarios
  • “Entreno” este octubre para que no se haga tan pesado
  • Necesito un “writing partner” para obligarme a escribir cada día, si saben de alguien, plis avísenme.
  • Todavía no firmo el Agreement del mes, pero no pasa de esta semana.
  • Y pues… creo que ya.

Por el momento, este es mi “Contador de Palabras” para este noviembre y lo actualizaré cada semana 

0 / 50000
(0%)

¿Hasta las 50K palabras?