Archivo | Uncategorized RSS feed for this section

10 cosas (bobas) de abril

30 Abr
  1. Mi abue dejó de tenerle miedo a las lagartijas. Adoptó una y le puso “Chuchú”.
  2. Mi abue no sabe que “chuchú” en maya significa “bubis”.
  3. De las lagartijas que adopté yo, Nessie se murió y no sé por que; Kuvira se fue.
  4. Hay dos nuevas lagartijas en mi casa; una me sigue por los pasillos y corre por la pared.
  5. Cumplí un año en mi trabajo, pero me han cambiado de área tres veces así que nadie se acordó.
  6. Hace un año me corté el pelo y doné una coleta de 8 pulgadas. Iba a tomarme una foto para comparar lo que me ha crecido, pero lo despunté y ya no se nota tanta diferencia.
  7. En el día del libro compré 10 libros y empecé a donar en patreon para un escritor.
  8. Prácticamente todos mis amigos del trabajo dejarán de trabajar en la empresa en los próximos dos meses.
  9. Revisar mis finanzas este mes va a ser un caos total.
  10. Ya empezó la temporada de insectos rastreros y voy a necesitar harto valor e insecticida.

10 datos completamente inútiles sobre mi estancia en Mérida

6 Abr

1. Resisto temperatura ambiente de 30 C en promedio.
2. El niño nuevo de la oficina tiene cara de avestruz.

3. “Game of Thrones” está inspirada en la dinámica laboral de mi empresa.

4. La última semana hemos tenido temperatura ambiente alrededor de 40 C y sensación térmica de 50 C.

5. El niño nuevo me hace ojitos.

6. “Mean girls” es un documental del clima laboral de la empresa.

7. Me pongo muy de malas con más de 38 C ambientales.

8. Pedí un ascenso y ahora trabajo en un edificio diferente al niño nuevo.

9. Son contados los compañeros de la oficina que han visto Game of Thrones o Mean Girls.
10. Entró un frente frío a Mérida. Eso significa que sólo no nos morimos de calor >_<

Mérida

19 Ene

Empecé el año viviendo en esta ciudad, ¿cómo es?

Este año estoy en Mérida, que más que una ciudad es como un pueblote, por más que los meridanos digan lo contrario. Vine aquí por cuestiones de trabajo y sigo adaptándome al estilo de vida.

Es cierto que aquí hace mucho calor. Todos saben que soy bastante friolenta, pero aquí sólo uso suéter en la oficina, cuando ponen el aire acondicionado y parece refrigerador.

Digamos que el invierno aquí es como la primavera en la Ciudad de México y no se antoja nada tomarse un ponche caliente. Este invierno, son contados los días que la temperatura bajó los 20º C.

Aquí al frío le llaman “heladez” y lo definen como “un frío húmedo que se mete hasta los huesos y no se quita ni con suéter, chamarra, cobija ni nada”. Por ridículo que parezca, he encontrado gente usando chamarra, botas bufanda y gorro de invierno. En mi experiencia, basta con un suéter y apagar aire acondicionado y ventiladores.

A lo que no me acostumbro es a que caiga un tormentón de repente, y como ya no salgo con suéter, siempre acabo empapada. Las lluvias refrescan en esta temporada del año, pero en verano sólo alborotan el calor.

Entre las cosas que me gustan de estar aquí es la casi inexistente contaminación del aire, lo que me evita complicaciones de asma y alergias; y la baja contaminación lumínica, que permite ver el cielo lleno de estrellas (¡cómo en las películas!).

Además, la vida aquí es bastante más económica que en la ciudad de México y no hay inseguridad.

Entre lo que no está tan padre son los mosquitos, aquí llega la variedad que transmite dengue, chikungunya y zika, y yo soy un imán de mosquitos. Mi solución es tomar complejo b, que me ha funcionado bien; o usar repelente, que sí funciona pero hay que aplicar cada 4 horas.

El primer día que estuve en mi departamento se metió una “besucona”, es una lagartija rosa/transparente que hace ruidos como de mandar besitos para reclamar su territorio. Ésas me dan cosa (¡son como humanitos reptilianos!), pero están en todas partes, no son venenosas y comen insectos.

Lagartija Besucona

Imagen de Flickr.

Las calles están llenas de basura. No es que haya un bote de basura cada tres pasos como en CDMX, pero tiran basura donde sea.

Los meridanos se quejan de los “foraños”, en especial gente de Quintana Roo y Campeche, que traen todos los problemas a Yucatán.

Y sí, todos son lentos hasta la desesperación. Cuando caminan, cuando manejan, cuando pides de comer… Donde son más o menos “rápidos” es en los lugares turísticos, aunque una vez tuvimos que cancelar una orden de tacos al pastor, luego de 45 minutos de espera.

El transporte público es de tarifa única, cuesta $8 y todos se paran de pestañas porque lo acaban de subir $1; la mayoría de las rutas llega al centro de la ciudad.

Casi todos son camiones viejos y descuidados; las rutas las operan empresas privadas de transporte de pasajeros y aún te dan un boletito cada que te subes, como hacía hace años el ruta100.

20170119_070502-1.jpg

La playa más popular está en Progreso, me queda a unos 40 minutos, pero no he ido.

Cuando empecé a contarle a mi familia y amigos cercanos que venía a Mérida, todos me dijeron que tenían conocidos aquí. Ustedes, ¿a quién conocen que viva en Mérida?

Líderes que inspiran. Vol.1

18 Ene

¿Quiénes son esas personas a su alrededor que los inspiran a ser líderes?

A mediados del año pasado, asistí a una semana completa de capacitación por parte de mi empresa. En el taller de liderazgo el instructor nos preguntó por personas normales que consideramos líderes.
Yo pensé inmediatamente en uno de mis primos. Se llamaba Luis Manuel y era todo un emprendedor que no aceptaba un “eso no se puede” o “no tenemos dinero para eso”. Él siempre encontraba la forma de hacerlo posible o de reunir los recursos necesarios.
Un anécdota que en la familia nos recuerda su liderazgo es: tiene 12 o 13 años, es verano, está de vacaciones en casa de los abuelos y se muere de aburrimiento.
Ya terminó no sé cuántos videojuegos, no hay nada que ver en la TV, ni en cable, ya hasta aprendió a tejer a gancho (true story) y sigue aburrido.
Lo que quiere es ir a Six Flags con los primos, pero todos seguimos en clases, saldremos en un par de semanas más o menos. Los tíos decidieron que no tenían dinero para ir a Six Flags porque son 4 boletos por familia y estamos en la crisis financiera del sexenio de Felipe Calderón.
Luis Manuel sabe que necesita dinero, pero no quiere lavar carros. Busca algo que le deje ganancias, con horario flexible y le permita reunirse con los primos. Yo le sugiero:
(a) Hacer malabares en un semáforo, o
(b) Vender chicles; y esto hace que se le prenda el foco.
Decide que va a vender crepas, dulces o saladas, desde el garage de casa de los abuelos. Se preguntará el lector por qué tan peculiar ubicación. Bueno, la casa de los abuelos está en una glorieta muy concurrida, y es la única ubicación que es una casa, no un negocio. En la glorieta venden de todo: tacos, antojitos mexicanos, hamburguesas, alitas, papas a la francesa… hay para todos los paladares y bolsillos, pero nadie vende crepas.
Así que corre a organizar a todos los primos: unos traen ingredientes dulces, otros salados y la abuela dona los ingredientes para la primer tanda de crepas. Desde el principio pensamos que no venderían mucho o que sus ganancias irían disminuyendo con el tiempo. Todos nos equivocamos.
Cada día aumentaban sus ganancias y su entusiasmo. No sólo consiguieron los fondos para el viaje a Six Flags, compraron los dichosos Flash Pass, toda la comida que quisieron y les sobró para otras salidas menores.
Lo más importante, mis primos nunca más se han organizado para hacer algo similar. Siempre dicen que van a hacer algo y… queda en buenas intenciones. Y hablo de ellos porque son un grupo específico de 4 primos más que coincide en edad, yo soy de un grupo de primos más grandes, que nunca hemos sido especialmente unidos.
¿Dónde está ahora? La verdad no sé. espero que en un lugar mejor. Me encantaría que estuviera aquí, porque hacen falta personas como él en este mundo, pero puede ser que algunas almas sólo vienen a darnos el ejemplo, para que nosotros sigamos honrando su memoria con buenas acciones.

Y ustedes, ¿qué personas de su día a día consideran líderes?

5 años después…

7 Dic

Hace 5 años era una recién egresada con muchos sueños en la cabeza.

Tenía mi diploma de CENVAL con testimonio “sobresaliente”, que al final sirve para absolutamente nada, pero en el momento te hace sentir bien.
No tenía idea de lo que me esperaba:
– Desempleo
– Empleos mal remunerados (incluso había ofertas donde no pagaban y tampoco eran voluntariado)
– Empleos donde aprendí cosas que hasta hoy siguen siendo valiosas

¿Qué he hecho de ésos sueños? Muy poco. Varios de ellos ya no existen. Otros han cambiado con los años y unos más ya tienen fecha de caducidad. Puedo decir que mis prioridades y metas crecieron conmigo.

Al día de hoy he llegado muy lejos. Se podría decir que ahora vivo mi propio “viaje del héroe”, pues mi trabajo ahora me exige cambiar la ciudad en la que vivo (cerca de la playa, en el sureste, por si quieren pasar a saludar).

Llevo un par de años etiquetando cada mes del año con una cualidad: libertad, curiosidad, alegría, sorpresa, disciplina… y este diciembre es el mes de “aventura”.

Es un tanto extraño que coincida, pero también me emociona pensar que puedo influir un poco en mi futuro.

Estos 5 años no han sido fáciles, pero me han construido en lo que soy hoy. ¿Dónde estaré en 5 años más? Sin duda en lugar completamente diferente al de hoy. Confío en eso. 

Loveletter to my long hair

25 Abr

Long hair was never been my cup of tea, the last 3 years I spent them complaining of my hair taking forever to dry, getting meshed with everything: from my purse to my jacket zipper, picking into my face and all other sort of problems.

And yet, tomorrow I’m cutting it really short so I can give it to charity and I realized I’m going to miss it. I’ve never admitted it, but my inner child always wanted to have hair hip-long and flashy and pretty. So, for the sake of my secretly loved hair, a love letter.

Dear hair,

I know I’ve not always appreciated you, but I want you to know that I enjoyed the time we spent together. In this years, I learned to accepted you, as you meant for me beauty and strength.

Although I never really did my best to care for you, I did the bare minimum to have you strong and healthy, and you exceeded the expectations in every way, both lenght and shine. You are the best hair I’ve had, since I was a little girl and had it super short.

I know I will miss you because I’m doing it now, I’m wondering what I will do when I wash you and how on earth I’m going to tie the rest of it. I feel like crying every time I think about it, and I’m sure I’ll shed a tear.

Time has come to say goodbye. I learned to accept my own beauty thanks to you, you mean love and beauty and I know someone out there need you too. You can so much more to someone else: someone who has lost faith and needs courage to even look into the mirror again.

I’d like you to give such superpowers to that person, while I thank you to give them to me. Funnily enough, the day I decided to give you up and set day and time to cut it, was the day I decided to turnaround my life and do what I truly want to do, no matter what. It’s my time to let go of old patterns and begin new ones, and so for you.

I still don’t know what the future will bring, but be sure I let you go with love and thank you for everything you brought to my life.

Light and love,

V

Maybe I’ll get some pictures tomorrow, or a tiny braid. I’d like that.

Protegido: Monsters back!

15 Ene

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación: